Si quieres colaborar con noticias o articulos no dudes en eviarlos a nuestro email.

(Para retirar cualquier información o imagen relativa a su persona envienos un correo a baloncestozonal@gmail.com)

viernes, 5 de noviembre de 2010

El Bosco celebra sus 50 años

El mítico Club coruñés inaugura hoy viernes 5 a las  19:00 horas una exposición sobre su trayectoría. De palabras de Jose Antonio Martínez Arias hacemos un repaso del conjunto herculino, que llegó a militar en División de Honor.


CLUB BOSCO DE BALONCESTO
BODAS DE ORO SIMBÓLICAS

SU HISTORIA

Jose A. Martínez
Veintisiete años y medio perduró la historia del Club Bosco de Baloncesto. Los mejores del baloncesto masculino coruñés. Densos, comprimidos, llenos de emoción y que, hasta la fecha, no fueron superados. Nacido el tres de septiembre de 1960, en la sede de la Asociación de Antiguos Alumnos Salesianos, bajo la presidencia de Claudio San Martín Pérez, su presidente fundador, y finiquitado el 17 de febrero de 1988, siendo presidente su antiguo jugador Federico López Vidal. Entre ambas gestiones, múltiples vicisitudes y altibajos en el devenir de los tiempos. Presidentes que dejaron impronta, como su fundador Claudio San Martín Pérez, el continuador que lo llevaría a la máxima categoría del baloncesto español: Primera División (hoy A.C.B.), Antonio Álvarez Rodríguez, y el mecenazgo de Francisco Javier Vázquez Fidalgo, que le dio estabilidad. Con ellos nos vienen al recuerdo Fernando Novo, Carlos Mosquera, Quique Caruncho, Javier Cobián y Federico López Vidal.

El Club Bosco de Baloncesto vino a ocupar la plaza nacional que dejaba el Club Imperio del Frente de Juventudes, cuando se cerró la economía de este organismo.

La Federación Coruñesa de Baloncesto perdía su máxima representatividad a nivel Nacional. Es cuando la figura de Enrique Bahamonde Pérez surge y lleva al organismo provincial la idea de que el Club Bosco de Baloncesto, que iba a nacer, podía ser el sustituto. Se acoge la sugerencia y como la Federación Coruñesa de Baloncesto tenía la potestad de designarlo, previa consulta a la Federación Española, creó una liguilla con los representantes de Ferrol (Concepción Arenal), Santiago de Compostela (Juventud) y La Coruña (Bosco), para que en “cancha neutral”, INSTITUTO LABORAL DE BETANZOS, se disputase. Vence el Club Bosco de Baloncesto y comienza su periplo en la categoría nacional.

ETAPAS

Bajo la dirección técnica de Enrique Bahamonde, los Acuña, Málaga, Pacucho, Arenaza, Diego Dávila, Joaquín Serrano y Carlos Martín Gento, entre otros, configuran el primer equipo; a los que, posteriormente se unirían los más grandes del baloncesto coruñés como: Manocho, Manolo Estévez, Pepito Iglesias, Moncho Gantes, Ricardo Álvarez, Ricardo López Mora, Mosquera, Federico López Vidal, Miguel Juane, José Manuel Calvelo, Mario Iglesias, José Antonio, Rafa Ogea, Rafa Reparaz, Quique Caruncho, Pedro Torres, Goyo, Centella, Roura, Pedro Isasi, Manolo Eirea, Luis Núñez, José Vidal, Emilio López de Paz, Feliciano Gómez Pedreira, Juan Díaz, Gustavo Díaz, Rodolfo Fernández, Penedo, Villamarín, Fariña, Atienza, Cobelo, Tonecho Lorenzo, Manjarín, Salinas, Arturo y Nano Paz, Taboada y Lozano, son los exponentes de una larga y centenaria lista de hombres que sudaron la camiseta bosquista.

También cabe citar la aportación foránea, no sólo gallega y nacional, sino extranjera. Carlos Lamela, Manolo Pardo – el primer internacional que tuvo Galicia en su historia, procedente de la E.N. de Ferrol-, Pascual Aguado, Descartín, Manene, Modrego, Alfredo Pérez, Nacho Blanch, Vidal, Moreno, Merino, Elexpuru, Barca, Filgueiras, Antonio Seral, Alberto, Bermejo, Lúgaro, Julio Jiménez, Fernando Galilea, Aramburu, Guillermo Hernangómez, Fernando Alonso, Julio Rozas, Nacho Rey Barreiro, Pirulo Fernández, Andrés Caso, López Cid, Vitolo, Pepe Rodríguez, Larsen, Johnson son el exponente de aquellos tiempos.

En el capítulo de técnicos sobresalen: Manolo Pardo, Manuel Fernández Trigo, Pepe Anseré, Manolo Mekerle, Moncho Fontenla, Moncho Gantes, Tino Roura, Alfonso Rivera, Leandro de la Cruz (marcó una brillante época en el club), Jaime Rodríguez, Pirulo Fernández, José Garrote, finalizando con Eduardo Ayuso.

Tampoco puede olvidarse la tarea directiva fundamental para el desarrollo del Club. Al margen de los presidentes ya citados, cabe resaltar la labor de Carlos Millor Fernández, el auténtico albacea del Bosco tras su desaparición. Gracias a él se mantiene un pequeño legado de lo que fue el Bosco. Los primeros delegados: Enrique Bahamonde Pérez –inspirador del club-, Enrique Rama, Antonio Espina Vizoso, Jesús García Ripamonti, Manuel Cabezas, Jesús y Carlos Carretero, Saturno Moreno y Jaime López Castro, entre los que nos vienen a la memoria.

ASCENSO

Para el final dejamos los hechos más importantes en su historial: la fase de ascenso a la Primera División y su participación en esta categoría.

Fue sólo una temporada, la del 1968/1969, con el nombre de Club Bosco de Baloncesto La Revoltosa. En la temporada 1967/1968, Antonio Álvarez ficha al internacional gallego Manuel Pardo Abad, que viene como jugadorentrenador y configura un elenco formado por: Rozas, Descartín, Manene, Tino Roura, Pepe Rodríguez, Nacho Rey, Modrego, Pardo, Barca, Mosquera y Elexpuru, situándolo en la fase de ascenso. Para ésta, se ficha al entrenador coruñés Manuel Fernández Trigo, con el fin de que Pardo se aplique a su faceta de jugador y se libere de la responsabilidad de dirigir el quipo. La competición se celebra en el Auditorium de los Festivales de España, que en los veranos se instalaba en la Plaza de María Pita. Por su doble carpa, alzada popularmente, se la denominaba como las “tetas” de María Pita.

En gestión directa de la Federación Coruñesa de Baloncesto se consigue que se instale detrás de la “Torre de Maratón” del Estadio de Riazor. Antonio Álvarez, presidente del Club Bosco de Baloncesto, se encarga de construir la pista de cemento, quedando ubicada la primera instalación cubierta para el baloncesto en La Coruña. En ella culminaría su ascenso el Bosco a la Primera División, el C.E. Tabacalera a Segunda Nacional Femenina y el Club Maristas, sexto equipo juvenil de España, en competiciones allí desarrolladas y organizadas por la F. C. B.
En la temporada siguiente, ya con Pepe Ausuré de entrenador, y con la llegada de una remesa de jugadores, la mayoría procedentes del Club Vallehermoso de Madrid, como: Nacho Blanch, Alfredo Pérez, Merino, Moreno, Escorial, Antonio Secal, Julio Rozas, Alfredo Pérez, Pepe Merino y Caruncho, juegan en la máxima categoría nacional, lo que hoy es la A.C.B. Es el primer club gallego que alcanza tan honrosa distinción, actuando en el Gimnasio de la Universidad Laboral “Crucero Baleares”, de O Burgo y, posteriormente, en las polideportivas de Riazor (cemento y parquet), para desarrollar toda la competición. Es un año de ensueño que queda prendido en la retina de todo buen aficionado coruñés.

FINAL

Descendido a Segunda División - posteriormente Primera B, ahora LEB Oro -, se mantiene hasta su desaparición por razones económicas. Siempre ha estado entre los clásicos de la categoría. Venir a jugar al Bosco era un honor para los deportistas. Con el paso de los años se fue desvinculando de la Asociación de Antiguos Alumnos Salesianos, dejando el Colegio y después la sede de la AA.SS., en la calle San Andrés hasta instalarse en la calle del Arco, 9 entresuelo, con un estupendo local logrado por su presidente Francisco Javier Vázquez Fidalgo. Hasta su fallecimiento el Club nunca tuvo problemas que él no resolviese siempre desde su pecunio privado. Promovió numerosos puestos de trabajo para sus jugadores y ayudó siempre a su desarrollo. Fue, quizá, con su fundador Claudio San Martín, y el que lo llevó a Primera División, Antonio Álvarez, el presidente más carismático que tuvo el Club. Le dio una estructura deportiva de primer orden.

A su fallecimiento surgieron las penurias económicas, la poca sensibilidad de las instituciones en su desarrollo, la carencia de ayudas y por no obtener diez millones de pesetas para consolidar el proyecto. Cuando estaba a punto de culminarse dicha ayuda se vino al garete. Y con su desaparición, en febrero de 1988, quedaba en el alero la conmemoración de unas Bodas de Oro que, simbólicamente, ahora se rememoran con los actos programados por la Junta Directiva de la Asociación de Antiguos Alumnos de Don Bosco que preside Jesús Luciano. En su sede vuelven a recogerse: trofeos, banderines, Libro de Honor y el historial gráfico del que ha sido el mejor Club de Baloncesto en la historia de La Coruña ya que, hasta el momento, nadie ha superado ni igualado lo hecho por el Club Bosco de Baloncesto, en la rama masculina.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Magnifica reseña de Jose Antonio Martinez. A ver si le coge gusto y nos escribe la historia del baloncesto coruñes, desde el patio de Maristas, los dias del mini en Mendez Núñez y demás.

Anónimo dijo...

Gracias, José Antonio por tu reseña. Faltan muchas cosas que, obviamente por problema de espacio, hay que dejarlas para otra ocasión; aún así creo que es una muy buena reseña. Permíteme contestar que los medios de comunicación prestaban mucho apoyo; desde tus crónicas (firmadas como JOMARA), que algunos creíamos que era tu apellido, hasta las renacientes nuevas cadenas de radio del principio de los 80 y que tanto comentaban los encuentros del Bosco de 1ª B y del Hércules de 2ª A.
De nuevo, mis felicitaciones. Tú también formaste parte de aquella familia.

Anónimo dijo...

A mí me gustaría ver esa exposición. ¿Donde está? Es que me he leído el articulo en dos ocasiones, detenidamente, y no lo he visto por ningún lado.

Baloncesto Zonal dijo...

Hola, gracias por dejar tu comentario, siento el retraso en reponder, dispones de información sobre la exposición en:

http://baloncestozonal.blogspot.com/2010/11/en-marcha-la-exposicion-sobre-el-club.html